Ladera norte de Peñalara

El Pico de Peñalara constituye el punto más alto de la Sierra de Guadarrama y de la provincia de Segovia. Es un buen ejemplo de cerro tipo “monadnock”, una colina que destaca de forma notoria de morfología alomada sobre el resto de las zonas colindantes.

En la vertiente norte de Peñalara no llegaron a formarse glaciares bien definidos, excepto el nevero al oeste de la cima, donde permanece la nieve hasta la primavera y donde pueden reconocerse las huellas de un pequeño glaciar.

Quizá la morfología más singular la constituye unos “regueros” o canales que recorren toda la ladera de Peñalara. La importante acumulación de nieve en esta vertiente norte ha dado lugar a sucesivos aludes y avalanchas de nieve. En algunos casos, estas avalanchas han llegado a afectar al sustrato, formado por roca descompuesta, dando lugar a flujos y avalanchas de derrubios (debris flow), que forman los regueros o canales. Al pie de estos regueros aparecen unos pequeños depósitos con forma de abanico (lóbulos de derrame), donde se han acumulado los depósitos movilizado en las avalanchas.


Ver Lugares de Interés Geológico en un mapa más grande