Los desastres naturales son fenómenos o procesos relacionados con los sistemas de la Naturaleza del planeta Tierra (Geosfera, Atmósfera, Hidrosfera, Biosfera, Edafosfera) o del resto del Universo (Sistema Solar, Vía Láctea), y que generan daños y perjuicios al ser humano, sus bienes, flujos comerciales y de servicios; o a los ecosistemas fuera de su dinámica habitual. Entre estos desastres se encuentran fenómenos geológicos (terremotos, erupciones volcánicas, halocinesis, movimientos del terreno, aludes de nieve, etc.), atmosféricos (huracanes, ciclones, tornados, olas de frío y calor, precipitaciones intensas, rayos, etc.), hidrológicos (sequías, inundaciones), biológicos (incendios forestales, plagas entomológicas y ornitológicas, epidemias microbiológicas, etc.), edafológicos (erosión o contaminación de suelos) o extraterrestres (caída de meteoritos, tormentas solares, etc.).

Análisis y prevención de desastres naturales

Para el estudio y prevención de los desastres naturales y para mitigar sus consecuencias negativas se emplean diferentes métodos que parten de fuentes de datos de desastres pasados, que han quedado en los registros:

  • Histórico-documental: legajos y expedientes en archivos, libros en bibliotecas, periódicos en hemerotecas, mapas, grabados, pinturas, fotografías, grabaciones sonoras, videograbaciones, etc.
  • Instrumental (puntual o sistemático): a partir de aparatos como sismógrafos, acelerógrafos, medidores de gases, geófonos, fisurómetros, extensómetros, aforadores, pluviómetros, anemómetros, etc.
  • Natural: registro geológico-geomorfológico (sedimentos, espeleotemas, marcas erosivas…), registro hidrológico-glaciológico (testigos de hielo) y registro biológico-botánico (liquenométrico, dendrocronológico, patrones de distribución de taxones, etc.).

Lo ideal es utilizar simultánea o alternativamente varios de estos diferentes registros como fuentes de datos, para que se complementen, sucedan o alternen entre sí, en el tiempo y el espacio. Aunque lo frecuente es encontrar sólo una de las fuentes y registros o, en ocasiones, ninguna representativa del lugar estudiado.

En el caso de los desastres naturales históricos acontecidos en la provincia de Segovia (fundamentalmente avenidas e inundaciones, sequías, terremotos de origen lejano, granizadas, caída de rayos, etc.), existen numerosos estudios que utilizan fuentes de datos tanto histórico-documentales como instrumentales. Sirvan como ejemplo la recopilación de desastres históricos multipeligro del guion de la actividad divulgativa ‘A todo riesgo. Convivir con los desastres geológicos cotidianos’.; los terremotos históricos en Segovia; los desprendimientos en las Hoces del río Duratón; o la recopilación de inundaciones históricas en la provincia de Segovia.

Registro histórico-documental: Acta del Cabildo de la Catedral del 5 de noviembre de 1755, con la noticia del terremoto y sus efectos en Segovia y los cultos de acción de gracias por no haber habido víctimas mortales en la ciudad. Fuente: Génova et al. (2015-2016) y  La Gea y la Historia de Segovia (Díez Herrero, 2019).
Registro instrumental: sismogramas del pequeño terremoto de Sepúlveda (arriba), según se registró en cuatro estaciones de la Red Sísmica Nacional. Facilitado por D. Emilio Carreño (IGN). Más información en la entrada ¿Terremotos en Segovia?
Registro natural geológico: depósitos detríticos de inundaciones recientes del río Eresma en el puente de la Casa de Moneda de Segovia, correspondientes a las inundaciones de los años 1956 y 1966. Fuente: Díez-Herrero et al. (2007-2020); Díez-Herrero et al. (2016).

Los registros biológicos para el estudio de los desastres naturales segovianos

Mucho menos frecuentes en Segovia son los estudios que, además de los registros histórico-documental y instrumental, también utilizan el registro natural (geológico y biológico). Entre los registros biológicos empleados como fuente de datos para el estudio de los desastres naturales segovianos destaca el uso de la dendrocronología, esto es, la datación de los anillos de crecimiento de los árboles para poner fecha a desastres naturales. Son los desastres naturales segovianos grabados en madera.

Sección transversal de una viga de las cerchas de la cubierta de la Catedral de Segovia, hecha con un tronco de pino silvestre de los Montes de Valsaín, donde se observa la secuencia de anillos de crecimiento anuales y una herida producida por un desastre natural (incendio, avenida torrencial o similar) que produjo una cicatriz y un callo en los anillos para taponarla. Fuente: Génova y Díez Herrero (2018-2021).

Desde finales del siglo XX y hasta la actualidad, las secuencias de anillos de los árboles se han utilizado para estudiar diferentes procesos naturales y los desastres asociados, como:

De esta forma, la provincia de Segovia probablemente sea el territorio de España con mayor número y variedad de estudios de desastres naturales utilizando el registro dendrocronológico; muchos de ellos fueron además pioneros en nuestro país e incluso en Europa, en el uso de estas fuentes de datos y técnicas con determinadas metodologías y aplicaciones.

Esquema metodológico general de cómo se realizan los estudios dendrocronológicos aplicados al conocimiento de los desastres naturales en elementos patrimoniales, desde las fuentes de datos a los resultados. Fuente: Génova y Díez Herrero (2018-2021).

Entre ellos, como muchos emplean maderas de edificios monumentales históricos, recientemente se ha publicado un artículo recopilatorio de los realizados en la última década (Génova y Díez-Herrero, 2018-2021), centrado en aquellos que afectan a elementos patrimoniales, como la Real Casa de Moneda, la Catedral o la iglesia de San Millán, todos ellos en la ciudad de Segovia.

Elementos de madera estudiados con métodos dendrocronológicos: izquierda, entarimado de tablas sobre el canal de Herrera en la Casa de Moneda; derecha, cubierta de la nave principal de la Catedral de Segovia. Fuente: Génova et al. (2015-2016 y 2018).
Iglesia de San Millán de Segovia. a) Vigas del antiguo alfarje de la iglesia de San Millán, b) detalle de la ornamentación de las vigas y c) extremo de una viga en el que se aprecian los anillos de crecimiento, en los que pueden estar registrados las sequías de los siglos XIII y XIV en el centro peninsular. Fuente: Génova y Díez Herrero (2018-2021).

Estos estudios no se dan por finalizados, sino que siguen en desarrollo, incluido la aplicación de otras técnicas, como la liquenometría, para el estudio de los desastres naturales en la provincia de Segovia. Investigador@s como Juan Antonio Ballesteros Cánovas (U. de Ginebra, Suiza), Mar Génova Fuster (UPM), Andrés Díez Herrero (IGME), José María Bodoque del Pozo (UCLM), Juan Manuel Rubiales (UPM) y Clara Rodríguez Morata (U. de Columbia, EE.UU.), entre otros, han dedicado parte de sus trabajos de las dos últimas décadas a aplicar estas metodologías en la provincia de Segovia.

Para saber más sobre estos estudios y las técnicas dendrocronológicas puedes utilizar los vínculos (links) que aparecen en cada apartado de esta entrada divulgativa. Esperamos que os guste.

Agradecimientos: la web Geología de Segovia agradece especialmente a la Dr. Mar Génova (UPM) y al Dr. Ing. Juan Antonio Ballesteros (Universidad de Ginebra, Suiza), la revisión y aportaciones realizadas a esta entrada, que ha permitido que sea más correcta y completa.