No, no vamos a hablar de la versión masculina de la popular leyenda urbana de ‘la chica de la curva’. Vamos a hablar de otra leyenda, pero en este caso de un legendario geólogo que, a pesar de su juventud, está en la cresta de la investigación geológica mundial: el Dr. Daniel Pastor Galán.

Daniel es un geólogo junior de origen segoviano, que estudió Geología en la Universidad de Salamanca, donde también desarrolló su tesis doctoral bajo la dirección del Dr. Gabriel Gutiérrez-Alonso, prestigioso geólogo estructural especializado en el estudio de los orógenos, especialmente el orógeno Varisco peninsular.

En la actualidad, desde junio de 2019 y tras diversas estancias en la Universidad de Utrecht (Países Bajos) y otros prestigiosos centros de investigación extranjeros, Daniel se encuentra trabajando como profesor asistente en la Universidad de Tahoku, en la ciudad de Sendai (Japón); y más concretamente en el prestigioso ‘Frontier Research Institute for Interdisciplinary Research‘. Desde este centro sigue colaborando con el equipo del Dr. Gutiérrez-Alonso, y con muchos otros investigadores de todo el planeta, y publicando sus investigaciones en las más prestigiosas revistas y libros internacionales. De hecho, el año pasado recibió un reconocimiento como joven investigador destacado en la sesión de Tectónica y Geología Estructural, por la European Geosciences Union (EGU), entregado en su Asamblea General en Viena (Austria), donde asisten todos los años más de 10.000 investigadores.

Recordad cómo, hace unos meses, aprovechando unas vacaciones en el archipiélago de Hawaii, coincidió con la erupción del volcán Kilauea, que narró en directo para diferentes medios de comunicación españoles (como Antena 3 TV, El Confidencial,COPE y El Adelantado de Segovia) por los que fue entrevistado, cual reportero o corresponsal de lujo.

Tal y como él mismo hace constar en su perfil en la popular red social de investigadores ResearchGate y en su página web personal, sus principales intereses se relacionan con la formación de oroclinales y cinturones montañosos curvos a escala litosférica, la evolución tectónica y paleogeográfica del continente Gondwana y las microplacas circundantes (Avalonia…). También la geología y geodinámica de supercontinentes y la evolución de los orógenos.

Y precisamente con su especialización cinturones montañosos curvos es con lo que se relaciona el título de esta entrada que dedicamos a Daniel. Recientemente ha liderado la publicación de un artículo en la prestigiosa revista Solid Earth (editada por la EGU), que lleva por título «The enigmatic curvature of Central Iberia and its puzzling kinematics» (La enigmática curvatura de la parte central de Iberia y su cinemática en puzzle), que aún se encuentra en discusión abierta para que la comunidad científica internacional haga aportaciones y críticas constructivas a este interesante trabajo. En él tratan de explicar la curiosa y conocida forma curva en «S» que tienen los conjuntos geológicos del Macizo Ibérico (parte occidental de la península Ibérica), que da una disposición característica al mapa geológico. Para ello, analizan la dinámica durante la colisión entre los continentes Gondwana y Laurrusia, que formó el último supercontinente, lo que ocurrió entre el Devónico y el Pérmico inferior (hace entre 350 y 270 millones de años), dando lugar a un orógeno a gran escala, que hoy en día cruza Europa, África noroccidental y Norteamérica oriental.

Este orógeno se caracteriza por su geometría en ‘S’ corrugada dentro de la península Ibérica, cuyo arco septentrional es la famosa ‘rodilla astúrica’ en la cordillera Cantábrica. Pero el otro arco, el situado en el centro de la península (del que forma parte el macizo de Honrubia de la Cuesta, las sierras de Ayllón y Somosierra en la provincia de Segovia), sólo puede explicarse como una interferencia de plegamiento entre la orogenia Varisca y la más reciente orogenia Alpina (Cenozoico).

De ahí que nuestro compañero y prestigioso geólogo sea, entre otras cosas, el chico que explica nuestras curvas. Enhorabuena, Daniel. Estamos orgullos@s de nuestro geólogo más internacional.