Recientemente hemos hecho alusión en esta página web a la importante contribución del Cuerpo de Ingenieros de Montes como colectivo, y en particular de muchos de ellos (José Jordana, R.L. Rivero, Joaquín María Castellarnau, Rafael Breñosa, Carlos Mazarredo, Máximo Laguna…), al conocimiento geológico de la provincia de Segovia. Pero hoy no queremos hablar de la contribución de otro ingeniero de montes decimonónico, sino de uno contemporáneo nuestro: Leopoldo Yoldi Enríquez.

Leopoldo Yoldi, en el centro-derecha de la imagen (con jersey naranja), junto a otr@s técnic@s municipales. Foto: Kamarero. El Adelantado de Segovia (edición digital)

Podríamos glosar en numerosísimas páginas las contribuciones de Leopoldo Yoldi en múltiples campos del conocimiento, como: la gestión del paisaje urbano (objeto de su tesis doctoral), la jardinería, la educación ambiental, la ordenación territorial y el urbanismo, etc. Pero, como es lógico, en esta página nos corresponde loar su contribución a las Ciencias de la Tierra en general y en particular a la geología de Segovia. Y, en estas temáticas, dos son sus principales aportaciones: la promoción de l@s geólog@s y los estudios geológicos; y la incorporación de la gea al paisajismo y la jardinería urbana de Segovia.

Leopoldo Yoldi y la promoción de los estudios geológicos en Segovia

Quizás por su formación universitaria en el famoso equipo de la Cátedra de Planificación de la E.T.S. de Ingenieros de Montes en la Universidad Politécnica de Madrid, magistralmente encabezada por D. Ángel Ramos durante años; o quizás por su propia formación profesional personal, Leopoldo Yoldi siempre ha considerado indisolubles la gea, la flora y la fauna como elementos integrantes del medio natural y del paisaje. Por ello, desde sus puestos de técnico, primero en la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León, y después en el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Segovia, siempre ha defendido una visión integral de la Naturaleza, sin olvidar ninguna de sus partes, las relaciones entre ellas y con el ser humano.

Así lo puso en práctica en todas las iniciativas en las que participaba, fomentando la formación de equipos multi- e interdisciplinares, formados por geólog@s, biólog@s, ingenier@s, arquitect@s, sociólog@s, psicólog@s, geógraf@s, hitoriador@s, pintores, escultores, canteros, etc. Con estos equipos, como el Grupo de Paisaje de la asociación cultural de universitarios de Horizonte Cultural, se embarcó en iniciativas que han marcado un antes y un después en el conocimiento y la protección del medio natural en la provincia de Segovia:

  • Jornadas sobre el Paisaje (1988-1998), congreso científico-técnico celebrado en Segovia, pionero en su temática a nivel nacional; y que, en su más de una decena de ediciones, vieron pasar a geólogos como Javier Pedraza Gilsanz, Fermín Villarroya, Mateo Gutiérrez, Luis Alberto Martín, Antonio Cendrero… dando su visión geológica del paisaje; y en cuya organización involucró a geólogos como José Francisco Martín Duque y Andrés Díez Herrero.
  • Cuida lo tuyo (1986-1991), actividad de educación ambiental pionera en Segovia y precedente de iniciativas como Segovia Educa en Verde, y que igualmente tuvo ediciones dedicadas a elementos como las fuentes y manantiales, con la participación de vari@s geólog@s de diferentes colectivos de Segovia.
  • Hombre y Naturaleza (1992-2005), colección de libros divulgativos, en cuyo comité editorial se incluyó a dos geólogos junto a Blanca Salinas, José Antonio Abella y el propio Leopoldo; y que en entre sus siete números publicados, uno incluyó aspectos geológicos entre otros (‘Ecosistemas Segovianos‘) y otro específico de divulgación geológica (‘Las raíces del paisaje‘) que ha alcanzado las máximas cotas de difusión de las Ciencias de la Tierra a nivel nacional.
Algun@s de los miembros del Grupo de Paisaje de Horizonte Cultural, al finalizar una actividad de educación ambiental en La Fuencisla en la década de 1990; siempre aglutinados y amparados por la labor de Leopoldo Yoldi.

Además de estas tres iniciativas emblemáticas, Leopoldo promovió, colaboró o incitó a la inclusión de geólog@s y de los estudios geológicos en otras múltiples iniciativas, como: los equipos multidisciplinares que han escrito libros corales (‘Segovia, Ecología y Paisaje‘) y que se presentaron y ganaron premios en las convocatorias de las Becas de Medio Ambiente y de Investigación de Caja Segovia (‘Recuperar Tejadilla‘ y ‘Implicaciones ambientales del agua en la provincia de Segovia‘…); la Agenda 21 local de Segovia; y la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Segovia; y las Directrices de Ordenación Territorial de Segovia y su Entorno (DOTSE); todos ellos con importantes y pioneros contenidos geológicos.

Leopoldo Yoldi y la incorporación de la gea al paisaje urbano

Por semejantes motivos a los expuestos en el gusto de Leopoldo por promocionar a l@s geólog@s y los estudios geológicos en las iniciativas ambientales de Segovia, en sus propios proyectos e iniciativas profesionales de diseño y actuación en las zonas verdes de Segovia, Leopoldo nunca ha olvidado incorporar elementos de la gea.

La incorporación de los elementos de la gea la ha realizado Leopoldo en un doble sentido: realzando los elementos naturales geóticos (afloramientos de rocas, manantiales, relieves) presentes en los espacios donde actuaba; o recuperando materiales pétreos y añadiéndolos al espacio ajardinado como un elemento más; muchas veces ‘rescatando’ rocas previamente trabajadas por el ser humano, con restos de labra y talla, o con inscripciones históricas y simbólicas. Veamos algunos ejemplos:

  • Parque periurbano del Valle del Clamores: en el que los afloramientos de las rocas sedimentarias cretácicas, los relieves rocosos del fondo del valle (cuevas, abrigos, solapos…) y los manantiales y fuentes naturales fueron tratados durante su recuperación con exquisito cuidado y respeto, no tapándolos con materiales de obra ni vegetación, sino permitiendo su observación y uso para actividades divulgativas y didácticas en los múltiples lugares de interés geológico, que constituyen el ELIGES 07.
  • Senda de los Molinos: donde se ha respetado la presencia de los afloramientos de rocas graníticas (monzogranitos, granodioritas, xenolitos, diques, filones) y las formas del relieve en ellas labradas (marmitas de gigante, canales de incisión, bolos graníticos, peñas), facilitando su observación y conservación, tratando de interferir lo mínimo con la dinámica del río Eresma (pozas y vados, rápidos) y su naturalidad. De hecho, los lugares de interés geológico de la senda constituyen el ELIGES 03.
  • Parque periurbano del Alto del Clamores: además de la intervención en la antigua cantera de La Zarzuela o Las Romeras (Lago Alonso), que no fue directamente dirigida por Leopoldo Yoldi, lo que sí que introdujo en el espacio ajardinado de las proximidades del antiguo cauce del arroyo Clamores (ahora entubado) son elementos pétreos que cumplían una doble misión simbólica: evocar rebaños de ovejas merinas pastando en la dehesa; y simular filones de cuarzo naturales con las direcciones características que tienen en el piedemonte serrano. Para ello mandó traer una selección de bloques de cuarzo de montes públicos entre las localidades de Carbonero el Mayor y Bernardos, preocupándose de sus dimensiones, formas, coloración y que no tuvieran bordes y esquinas cortantes para el público. El resultado no puede ser más sorprendente e integrado, pasando a formar parte del imaginario de los usuarios del parque.
  • Parque urbano de La Dehesa: en este frecuentado parque, además de parterres con variada vegetación arbórea, arbustiva y herbácea, Leopoldo diseñó y ejecutó unas acumulaciones de bolos graníticos y gnéisicos que forman acumulaciones en torres o parejas, semejantes a los torreones o tors del piedemonte de la sierra de Guadarrama, donde son típicas las peñas y berrocotos.

Al igual que estas cuatro actuaciones obra o con la participación de Leopoldo Yoldi, podríamos citar decenas de pequeñas intervenciones en los parques y jardines urbanos y periurbanos en los que la huella de la gea queda de manifiesto, como: el Caño del Obispo, el parque del Peñascal, la Alameda de la Fuencisla…

En definitiva y a modo de resumen, es de justicia hacer pública, ya que él nunca lo haría con su proverbial modestia y gusto por el anonimato, la labor que durante décadas ha realizado Leopoldo Yoldi en beneficio de la ciudad de Segovia, sus parques y jardines, sino también de la presencia de la geología en su ciudad; de la que María Zambrano dijo en su obra ‘Ciudad Ausente‘ (1928), que tanto le gusta evocar a Leopoldo:

Nada perdía la ciudad ausente descarnada de sensual envoltura;
viva roca, piedra viva era lo esencial de su materia,
y lo demás geométrica ordenación de una
peculiar y expresiva geometría.

MUCHAS GRACIAS POR TODO, LEOPOLDO, Y DISFRUTA DE UNA MERECIDA Y FELIZ JUBILACIÓN