Lamentablemente cada vez es menos frecuente que se realicen estudios geológicos punteros en la provincia de Segovia, sobre todo de aspectos de investigación básica, tan fundamental para el avance del conocimiento, pero tan denostada en muchos ámbitos oportunistas y cortoplacistas.

Afortunadamente aún quedan equipos de investigación que hacen avanzar el conocimiento geológico de la provincia de Segovia, como el liderado desde hace décadas por el profesor Carlos Villaseca (IGeo-UCM) y en el que destaca el joven investigador segoviano David Orejana (UCM), colaborador como experto en el Geolodía Segovia que celebramos hace años en el barrio de San Lorenzo. Ambos de dilatada trayectoria en el estudio de la petrología y geoquímica de las rocas de diversos lugares del mundo y, entre ellos, de nuestro Sistema Central, y la sierra de Guadarrama en particular.

Hace tan solo unos días ha visto la luz un nuevo artículo breve, publicado en el último número de la revista Geogaceta (número 65), en el que describen unas rocas muy singulares que afloran en varios lugares de la provincia de Segovia (Revenga, Tenzuela, Calocos…): las metabasitas, rocas actualmente metamorfizadas (meta-), pero en origen rocas ígneas plutónicas básicas (-basitas) de origen profundo (del Manto terrestre), con edades de entre 453 y 473 millones de años antes del presente (Ordovícico).

A través de un sofisticado estudio en los minerales más resistentes que contienen estas rocas (circones) y de sus relaciones isotópicas en diferentes elementos químicos (Lu–Hf), llegan a deducir si el origen del magma que dio lugar a las rocas plutónicas estuvo exclusivamente en el Manto terrestre (mantélico puro), o fueron ‘contaminadas’ por sedimentos marinos profundos. Lo que en el futuro permitirá conocer mejor la geodinámica de las antiguas orogenias Cadomiense y Varisca; y seguro que tiene múltiples aplicaciones a la exploración de recursos minerales (en yacimientos como Otero de Herreros o Arroyo Zancado), aspectos ambientales de contaminación de aguas subterráneas o, simple y llanamente, en conocer mejor nuestro planeta y su crónica geológica.

El artículo es de difícil lectura, por su lenguaje muy científico lleno de tecnicismos, incluso para los iniciados. Pero os animamos a echarle un vistazo para comprobar cómo se avanza en el conocimiento de la gea segoviana utilizando las metodologías y técnicas más avanzadas a nivel mundial.

Enhorabuena y gracias a David y Carlos por seguir profundizando (nunca mejor dicho) en los secretos que nos cuentan las rocas de nuestra provincia.