La proliferación de medios de comunicación convencionales y digitales, el boom de las páginas web y blogs en Internet, y la eclosión de las redes sociales ha permitido multiplicar por millares la inclusión de contenidos divulgativos de geología dirigidos a la población en general, lo que ha redundado en dar una enorme visibilidad a nuestra ciencia y sus aplicaciones técnicas. Pero también ha supuesto un aumento de los contenidos con errores conceptuales graves, que crean falsas creencias en el aprendizaje y divulgación de la geología.

Evolución del número de usuarios y sesiones vistas en la página web de Geología de Segovia en Internet a lo largo del año 2020, donde a pesar de (o precisamente por) la pandemia sanitaria, se ha batido el récord de usuarios, con más de 33.000 personas. Fuente: Google Analytics.

Por ello, desde esta modesta página web queremos hacer labor de servicio público para detectar y corregir aquellos contenidos sobre la gea segoviana que creemos erróneos o no del todo correctos. No pretendemos criticar ni denigrar a nadie; ni actuar inquisitorialmente. Todo lo contrario, pretendemos agradecer a esas personas que han incorporado esos contenidos geológicos en los medios y redes, matizando sus declaraciones o textos, para que en el futuro no se reproduzcan de forma inadecuada. Como no confiamos en que esos medios hagan una ‘fe de erratas’, nosotr@s lo hacemos por ellos.

La Unidad de Vigilancia Sego-Geológica (UdVSG), a imagen y semejanza de la Unidad de Vigilancia lingüística de la Cadena SER, se ocupará de ir añadiendo, en esta entrada de la web, las sucesivas ‘pedradas’, a modo de ‘fe de geo-erratas’. Paradójicamente deseamos que sea la única sección y entrada de nuestra web que no se engrose en el tiempo, sino que quede vacía de contenidos por falta de nuevas ‘pedradas’.

Montaje artístico en una exposición de Arte Contemporáneo en las calles de Washington (EE.UU.). Foto: Ignacio Gutiérrez Pérez.

Si tú detectas otras pedradas o quieres comentar éstas que hemos corregido, puedes dirigirte a nosotros en el correo electrónico: geologiadesegovia@yahoo.es

PEDRADAS Y CORRECCIONES

(en orden cronológico, de más antiguo a más moderno)

PEDRADA 01. La 2 de RTVE, Agrosfera, 19 de octubre 2019, Turismo Rural, ‘Maderuelo’.

Desde el minuto 47:05 al 47:23 (sólo 18 segundos de locución)

«… Aquí vemos unas marcas en la roca, unas marcas horizontales; son señales de la erosión del agua, ¿vale? Tened en cuenta que esta parte estuvo inundada por un océano, el océano Reico hace 570 millones de años en el Pleistoceno. Era un océano cubierto totalmente por agua y según iban descendiendo esas aguas iban erosionando toda esta roca caliza«

Propuesta de corrección:

«… Aquí vemos unas marcas horizontales e inclinadas en la roca, que separan distintas capas y niveles que dejan marcados los sedimentos calcáreos bajo el agua al depositarse en el lecho marino. Tened en cuenta que esta parte estuvo cubierta por un mar cálido y somero, conectado con el océano de Tethys y el incipiente Atlántico, hace unos 80 millones de años, en el Cretácico. Millones de años después de retirarse el mar, la erosión de estas rocas calizas y dolomías por el río Riaza formó este valle con forma de cañón y con algunos tramos con curvas de meandros, que son las hoces …«

PEDRADA 02. El Adelantado de Segovia, domingo 31 de enero de 2021, sección Provincia de Segovia, edición digital, «Las Huertas de Caballar, un diálogo secular entre naturaleza y ser humano«.

» Características geográficas

Durante la época del Cretácico se generaron dos cañones paralelos que desembocan en una llanura en depresión con orientación Este-Oeste. Todo ello finalizó con la sedimentación de elementos fértiles que se fueron decantando y depositando en esta zona…«

Propuesta de corrección:

«Características geológicas y geográficas

Durante el periodo Cretácico, hace unos 80 millones de años, se depositaron en el fondo de un mar cálido y somero unos fangos calcáreos que darían lugar a las rocas calizas que forman las laderas y lastras del entorno de Caballar. Mucho tiempo después, en el Cuaternario, durante los últimos dos millones de años, sendos arroyos han excavado dos cañones subparalelos que convergen en un amplio valle de orientación Este-Oeste. En el fondo de esta depresión se depositaron en los últimos miles de años niveles de gravas, arenas, limos y arcillas, con abundante contenido en materia orgánica, que constituyen suelos muy fértiles…»

PEDRADA 03. Canal 7 de la Radiotelevisión de Castilla y León. Programa ‘Parques Naturales de Castilla y León’. Episodio 3 ‘Hoces del Riaza, el hogar de 600 parejas de buitres‘. Emitido el martes 2 de febrero de 2021 a las 22.30 h.

Desde el minuto 06:27 al minuto a 07:55:

«… Este parque natural, uno de sus, digamos, intereses más importantes es la Geología y la formación de lo que es las hoces. En este caso, lo que podemos ver al fondo es un corte de la roca caliza y se puede ver perfectamente la longitud y la altura que tienen y cómo se formó el río. Para que nos hagamos una idea, todo esto en el Cretácico estaba cubierto de agua. Era un mar muy grande y se iban depositando los distintos animales iban depositándose en el fondo, en el fondo, en el fondo. Eso se va acumulando y se va petrificando. Se retira lo que es la parte del mar y lo que nos aparece es una roca metamórfica. En este caso son rocas calcáreas, compuestas por distintos sedimentos. Es un material que es blando y que con la llegada del agua, las heladas, el sol y demás, lo que hace al ser un material blando se va descomponiendo. El carbonato cálcico se va deshaciendo con el agua y entonces va rompiendo por las partes más débiles. El empuje de la corriente del río se lleva las partes débiles y entonces el agua va buscando su sitio, creando esas hoces de zonas más duras y más blandas, y va cortándolas. De vez en cuando las hoces se cruzan por el medio y se generan unas nuevas. Esto, durante mucho, mucho tiempo, luego al final lo que nos da es este paisaje, con grandes cortados porque la entrada del agua, digamos, y la salida, ha hecho que el agua haya buscado su nivel; y el nivel ahora mismo es éste. Y entonces toda, digamos entre comillas, todos estos sedimentos que le han sobrado y que ha dado aguas abajo.«

Propuesta de corrección:

«En este parque natural, uno de los aspectos más interesantes es la Geología y la formación de las hoces. Estas rocas que vemos en el fondo del cañón, formado un cortado, son rocas calcáreas, como calizas, dolomías y margas. Se formaron en el periodo Cretácico, hace unos 80 millones de años, cuando este territorio estaba bajo un mar cálido y poco profundo. En el lecho de ese mar subtropical se iban acumulando fangos calcáreos con los restos de los organismos que allí vivían, cuyo depósito durante millones de años y la posterior litificación dio lugar a estas rocas sedimentarias. Tras la retirada del mar, estas rocas fueron cubiertas por los sedimentos de la erosión de las rocas de la Sierra y posteriormente quedaron de nuevo al descubierto por la erosión en los valles de los ríos que se dirigían hacia el antiguo río Duero. En esta erosión en las laderas del valle, debida a las precipitaciones, las corrientes fluviales, las heladas y el viento, como los estratos y bancos de roca tienen diferente resistencia y tenacidad, unos bancos de roca quedan en resalte, formando cortados verticalizados y peñas; mientras que otras capas más blandas forman entrantes a modo de abrigos y solapos. Además, como las rocas están compuestas mayoritariamente de carbonato cálcico, el agua disuelve la roca por la acción kárstica, aprovechando las zonas más débiles como las fracturas y límites entre los estratos, y forma cuevas. En este proceso de incisión del río en la roca, como si de un cuchillo cortando una tarta se tratase, el cauce va descendiendo de nivel, dejando los cortados. Y lo hace describiendo curvas, llamadas meandros, que por su parecido al apero de labranza, reciben el nombre de hoces. Estas curvas de meandro se van exagerando y ganando curvatura con el tiempo, hasta el punto de que en ocasiones se estrangulan y generan meandros abandonados, y así cambia de posición el trazado del río. De esta manera, a lo largo de al menos los dos últimos millones de años, el río Riaza ha excavado lentamente este cañón y formado estos paisajes de hoces y peñas.«

PEDRADA 04. Facebook. Muro de ‘Prodestur Segovia’, jueves 4 de febrero de 2021, 10.00 h.

«La Discordancia geológica de Santibañez es uno de los puntos de interés geológico más importantes de toda la provincia, y tal vez de todo el territorio nacional. Ilustra muy bien distintos plegamientos y materiales, que ayudan a datar la cronología de la historia geológica de España. Se pueden apreciar materiales de distintos colores, muy plegados y diferenciados entre sí, sobre la ladera del rio. Y está en la provincia de Segovia. Cerca de ti. Ven«

Propuesta de corrección:

«La discordancia de Santibáñez de Ayllón es uno de los lugares de interés geológico más importantes de toda la provincia de Segovia. La disposición de las rocas en la ladera derecha del valle del río Aguisejo ilustra muy bien cómo es una discordancia angular típica, en este caso entre las rocas de la parte inferior plegadas (pizarras silúricas negras) y las rocas de la parte superior de la ladera no plegadas y subhorizontales (areniscas y calizas cenozoicas beige). Entre la formación de ambos conjuntos de rocas hay casi 300 millones de años, en los que la superficie que los separa sufrió erosión y arrasamiento. Por sus perfectas condiciones de observación y vistosidad cromática es un lugar perfecto para el uso didáctico, divulgativo y geoturístico. Y está en la provincia de Segovia. Cerca de ti. Ven«

Ladera derecha del valle del río Aguisejo a la altura del cementerio de Santibáñez de Ayllón, en la que se aprecia la disposición de dos conjuntos de rocas formando una discordancia angular. Foto: José Manuel Cófreces. En: Díez Herrero (2019), La Gea y la Historia de Segovia.