Desde el pasado 1 de octubre de 2020 el Ayuntamiento de Castrojimeno (Segovia) cuenta con un nuevo técnico en plantilla. El geólogo segoviano Pablo Font ha sido contratado durante tres meses para un proyecto orientado a la promoción del patrimonio geológico del término municipal de Castrojimeno.

Pablo Font como monitor en el Geolodía 2012 en el Valle de Tejadilla (Segovia).
Foto: Andrés Díez Herrero.

El contrato ha sido posible gracias a la  Orden de la Junta de Castilla y León EMP/475/2017, de 13 de junio, por la que se establecen las bases reguladoras de las subvenciones, cofinanciadas por el Fondo Social Europeo, dirigidas a Entidades Locales, dentro del ámbito territorial de Castilla y León, para la contratación temporal de personas con discapacidad para la realización de obras y servicios de interés público y utilidad social; del 16 de junio de 2017.

¿Y por qué Castrojimeno? Castrojimeno tiene un “arrecife” fósil de rudistas del Coniacense (Cretácico Superior), único en la provincia y con un estado de conservación increíble. Y aunque aún no está incluido en el Catalogo del IELIG; sí está incluido en el catálogo Original de PIG de la provincia de Segovia (Diez, 1991) [ 61- Columna mesozoica de Castrojimeno].

Aparte de la subvención para el contrato, el Ayuntamiento recibió otra subvención de la unión europea gracias a los fondos LEADER y a través de CODINSE y la Junta de Castilla y León; para crear y colocar las señales de la red de sendas que Pablo se va a encargar de realizar.

La red de sendas va a permitir que a través de las señales cualquier visitante pueda de forma sencilla conocer el patrimonio natural y en especial el geológico. El dar a conocer este patrimonio tiene también un objetivo desde el punto de vista de la educación ambiental (no medio ambiental) ya que crea conciencia del patrimonio que es de todos, e igual que ya nadie robaría algo de una catedral tampoco se puede robar el patrimonio geológico. Además de esto en todo momento se señalará que llevarse fósiles es algo que está prohibido, y el ayuntamiento hará lo que considere necesario por acabar con los posibles daños que el patrimonio geológico pueda sufrir.

Texto y fotografías: Pablo Font