En el lenguaje popular, se dice que una cosa es ‘de libro’, cuando es un ejemplo muy representativo de algo, o que contiene elementos que lo hacen ideal para ser utilizado en un libro para que la explicación resulte muy didáctica o divulgativa. Por ello, los ‘ejemplos de libro’ son especialmente útiles en las obras generalistas o en los libros de texto, ya que permiten a los lectores que se introducen en una disciplina o a los alumnos, entender mejor las cosas.

En el caso de la geología, los ejemplos de libro son aún más necesarios, ya que en muchas ocasiones el entendimiento de los materiales, procesos y formas que se trata de explicar, pasa por utilizar material gráfico (fotografías, dibujos, esquemas, mapas…), ya que requieren un esfuerzo de visión tridimensional, abstracción o incluso imaginación, por parte del lector. Por ello, los libros de texto de geología, desde su origen en el siglo XIX, han usado ejemplos de libro, sobre todo entre el material gráfico.

La geología de la provincia de Segovia no ha pasado desapercibida a la hora de buscar esos ejemplos de libro, de forma que ya los manuales y primeras obras ‘geológicas’ de finales mediados y finales del siglo XVIII (“Aparato para la Historia Natural de España…“, de Torrubia; o “Introducción a la Historia Natural y la Geografía Física de España“, de Bowles), ya incorporaban descripciones de parajes y fenómenos de la provincia de Segovia.

Extracto del libro de Torrubia (1756), en el que se describe la primera exploración de una cueva en España con fines científicos, que tuvo lugar en Pedraza en 1752.

 

Pero es sobre todo a partir de mediados del siglo XIX y durante el primer tercio del siglo XX, con la aparición de los manuales de Historia Natural para la enseñanza secundaria y el uso de la fotografía, cuando proliferan los ejemplos de libro de la geología segoviana en obras de Calderón, Quiroga, Bolívar, Arévalo, Hernández Pacheco… que son utilizados como libros de esa asignatura en todos los institutos de segunda enseñanza de España. Las causas de esta utilización de la gea segoviana como ejemplos de libro, podrían englobarse en tres apartados:

  • La diversidad geológica de la provincia de Segovia, que contiene rocas y estructuras características de las tres grandes unidades geológicas de la península Ibérica; y además con abundantes afloramientos en valles y laderas de las montañas, desprovistos de vegetación.
  • La proximidad de la provincia de Segovia a Madrid, principal foco con Barcelona de producción de los libros de texto y generalista, y sede de las principales universidades que formaban geólogos y profesorado de institutos, que usaban lugares de Segovia como destino de las excursiones y viajes de prácticas (campamentos).
  • La vinculación de muchos de los autores con Segovia y su provincia, bien por nacimiento, por residencia temporal en ella, o por relación de amistad o colaboración con geólogos segovianos.

Veamos, en orden cronológico, algunos de estos ejemplos segovianos en obras geológicas de referencia en España:

Portada y página 105 de la obra de José Macpherson (1901), en la que se refleja el pliegue monoclinal de Sepúlveda como ejemplo de plegamiento.

Páginas 135 y 138 del libro de Geología de Macpherson (1901), donde aparecen ilustrando las formas erosivas, dos imágenes de Palazuelos de Eresma y San Ildefonso, sitios frecuentados por el autor, que residió temporadas y murió en esta última localidad.

Portada  y página 420 de libro de Meléndez y Fúster que, en diversas ediciones entre los años 1960s y 1980s, fue el libro básico de texto de Geología usado por universidades e institutos con el que se formaron varias generaciones de naturalistas en España. En la página 420, nuevamente el pliegue monoclinal de Sepúlveda. Uno de los autores, José María Fúster Casas, cursó sus estudios de secundaria y residió en Segovia en su juventud.

Portada y página 480 del libro “Estratigrafía” de Corrales et al., con el que decenas de generaciones de alumnos universitarios de los años 1970s, 1980s y 1990s aprendieron estratigrafía, y que usó para ilustrar las discordancias, la que se muestra en Santibáñez de Ayllón.

Portada y página 91 del libro “Geología. Procesos internos” de Anguita y Moreno, con el que decenas de generaciones de alumnos universitarios de los años 1980s y 1990s aprendieron geología interna; y que nuevamente usó el ejemplo de libro del pliegue de Sepúlveda (aunque con el esquema explicativo invertido).

Portada y página 273 de libro de Geología de Bachillerato de ediciones Laberinto, muy utilizado en los institutos de España en la década de 1990 y 2000. Tiene abundantes fotografías con ejemplos de libro de la geología de Segovia gracias a la amistad de los autores con geólogos segovianos; como la sucesión estratigráfica de la columna en el cretácico de Hontoria a Madrona.

Portada y página 197 del último libro de Geología para segundo curso de Bachillerato de la editorial Edelvives, publicado hace unos meses, y que contiene numerosos ejemplos segovianos de libro, gracias a que una de las autoras es la geóloga segoviana Juana Vegas Salamanca; como la inundación de la Casa de Moneda de Segovia.

Portada y página 124 del libro de Introducción a los Riesgos Geológicos de la UNED, publicado hace dos meses, y que contiene numerosos ejemplos segovianos de libro, gracias a que el coautor de uno de los capítulos es el geólogo segoviano Andrés Díez Herrero; como la inundación del parque infantil de Pajares de Pedraza (Arahuetes).

Existen muchas otras obras de Geología general o de algunas de sus disciplinas y especialidades (como el libro de Geomorfología de Pedraza et al., 1996), que contienen innumerables ejemplos de libro sacados de la gea segoviana. Pero la enumeración sería interminable y podría dar lugar a una página web completa.

Como se puede apreciar, son varios los motivos de ejemplos de libro que se repiten en diversas obras, como: el pliegue monoclinal de Sepúlveda, la discordancia angular de Santibáñez de Ayllón, las Hoces del río Duratón, la falla inversa de Zarzuela del Monte (a veces llamada de Villacastín), o el entorno de la ciudad de Segovia.

En definitiva, como se puede ver, la geología de Segovia es ‘de libro’ o, mejor dicho ‘de libros’, pues son muchas las obras en las que se usa como ejemplo. Por ello, este año 2017, la actividad divulgativa del Geolodía, en la provincia de Segovia llevará ese título: “Una geología de libro”.