Fracasa la propuesta de creación del geoparque segoviano

Los promotores de la propuesta de creación de un Geoparque UNESCO para el piedemonte norte de las sierras de Guadarrama y Ayllón, han decidido dar por finalizada la iniciativa y desistir en su intento. La escasa y desigual acogida que ha tenido entre las entidades locales segovianas ha sido el principal impedimento.

Tras la celebración del I Ciclo sobre el Patrimonio Geológico y Minero de Otero de Herreros en 2008, se estudió la viabilidad de crear un Geoparque que comprendía más de medio centenar de localidades de todo el piedemonte septentrional de las sierras de Guadarrama y Ayllón, desde Villacastín a Ayllón.

Un Geoparque es una figura que otorga la UNESCO a aquellas regiones con un patrimonio geológico singular (formas del relieve, rocas, cuevas, cascadas, yacimientos minerales…) y que sirva de motor de desarrollo sostenible de los territorios que pasan a forman parte de la Red Mundial de Geoparques. Es el equivalente, para temas geológicos, de las declaraciones de Patrimonio de la Humanidad para valores histórico-artísticos (p.e. la Ciudad de Segovia) o de Reserva de la Biosfera para aspectos bióticos (p.e. Doñana). La candidatura debe estar liderada por las propias entidades locales (ayuntamientos, mancomunidades, asociaciones culturales, movimientos vecinales…) y no por las administraciones autonómicas o estatales. El título de Geoparque no implica ninguna restricción, ni limitación de usos y actividades tradicionales, ni condiciona el planeamiento urbanístico de esas localidades. Al contrario, las localidades implicadas son las que, directamente, gestionan los fondos y las actividades del Geoparque.

Los promotores iniciales de esta propuesta han sido la Asociación Cultural y Deportiva Lacerta de Otero de Herreros y la Asociación de Aficionados a la Mineralogía (ASAM), con el asesoramiento de varios técnicos del Instituto Geológico y Minero de España (Ministerio de Ciencia e Innovación), que han trabajado en este proyecto de forma totalmente altruista. La Subdelegación del Gobierno en Segovia se mostró muy interesada en la iniciativa desde el principio y ofreció sus instalaciones para facilitar los primeros trámites. Se mantuvieron media docena de reuniones informativas a las que asistieron, por cuestiones operativas, cuatro alcaldes de municipios representativos del territorio elegido (Ayllón, Arcones, Valseca y Otero de Herreros); donde se planteó la propuesta y se mostraron los beneficios en otros países europeos y en los cinco Geoparques que tiene España. También se contactó con la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Segovia, Caja Segovia y la Junta de Castilla y León, para hacerles partícipes de la iniciativa y solicitar su colaboración. También se registró un dominio de Internet con una página web (www.geologiadesegovia.info), para informar a la población y público interesado (análisis para el periodo enero-agosto 2010: 19.000 sesiones, 57.865 páginas vistas, 270 descargas del guión del Geolodía10, 460 descargas de las memorias del proyecto del Geoparque, entre otras).

Se planteó una estrategia a corto plazo para informar a los ayuntamientos, asociaciones y vecinos de los pueblos implicados. Por otra parte, éramos conscientes de lo poco que se conoce la Geología por parte de la población y lo necesario que era que se sintieran parte del proyecto. Para ello, se realizó una campaña de difusión mediante una exposición informativa que ha circulado por la mayor parte de los pueblos a lo largo de todo el año 2010, bajo el título de «¡Queremos un geoparque!». Su elaboración contó con el patrocinio de Caja Segovia, la colaboración de diversos particulares, la Junta de Castilla y León y el Museo de Segovia que cedieron material gráfico a la misma. Junto a la exposición se impartían charlas-coloquio sobre el proyecto del Geoparque y su interés para la población local.

De esta forma, tras su inauguración en el Centro de Los Molinos (San Lorenzo, Segovia) en enero de 2010, la exposición ha recorrido, en periodos de una quincena, buena parte de las localidades del territorio del Geoparque: Ayllón, Riaza, Prádena, Arcones, Otero de Herreros, Ortigosa del Monte, Valseca, Basardilla, Torrecaballeros, Librería Entrelibros (Segovia), El Espinar, Valdeprados, Villacastín, Navas de San Antonio, Vegas de Matute y Palazuelos de Eresma. La acogida e impacto de la exposición en las distintas localidades ha sido muy desigual, desde la asistencia de numerosos visitantes, hasta la ausencia total en otros, pasando por la indiferencia en la mayor parte de ellos. Las causas de esta apatía de la población local y escasa acogida de la iniciativa son varias, pero las más determinantes, a nuestro juicio, han sido:

  1. La falta de público en muchas localidades se debe a la escasa difusión por parte los ayuntamientos a sus vecinos. Los organizadores facilitaban carteles informativos (con el horario de visita y lugar) y la posibilidad de impartir una conferencia sobre el Geoparque. Muchos de los ayuntamientos se limitaron a colgar los carteles en el local de la exposición, pero no informaban a los habitantes, asociaciones, ni a los colegios e institutos de sus localidades, a quienes potencialmente podía interesar la exposición como recurso educativo. En varias localidades ni siquiera se ha realizado la conferencia (p.e. Torrecaballeros, Riaza, El Espinar, Valseca, Villacastín) por considerar que no era interesante, no era una época propicia, o que no encajaba en las actividades de los municipios.
  2. Coincidencia en el tiempo y en parte del territorio afectado, con la declaración del Parque Natural del Guadarrama por parte de la Junta de Castilla y León. Ha creado un estado de confusión entre los habitantes de los municipios implicados, que pensaban que un Geoparque era lo mismo o estaba relacionado con dicha declaración; a pesar de nuestra insistencia y reiteración. Como muchas localidades y vecinos se oponían frontalmente al PORN y límites del Parque Natural, su actitud fue hostil también hacia esta propuesta, hasta el punto de haber recogido críticas del tipo: «…Si queréis hacer un parque, hacedlo en vuestros chalets o con vuestras tierras.», «…Nos queréis dejar sin nuestro medio de vida, no permitiéndonos seguir con el ganado», «…A mi me han dicho que un Geoparque es mucho peor que un Parque Natural, que nos queréis quitar hasta la pensión…».
  3. Falta de interés de la población general por los temas de naturaleza y, en particular, en los temas geológicos, por considerarlos aburridos y propios de gente especializada. Probablemente esta circunstancia derive de la escasa presencia de las Ciencias de la Naturaleza, y de la Geología en concreto, en lla enseñanza oficial en colegios e institutos, donde ha quedado relegada a unas nociones básicas que no incitan a profundizar en ellos.
  4. Escaso espíritu emprendedor e innovador de la población rural segoviana, que tiende a mantener las actividades tradicionales, aunque estén en decadencia e incluso aunque les resulten ruinosas, negándose a abrirse a nuevas iniciativas de desarrollo. En este sentido, en las conferencias se han mostrado las iniciativas llevadas a cabo en otros Geoparques, pero que no ha surtido el efecto deseado en la población segoviana. En estos casos reales (Maestrazgo, Cabo de Gata, Sierras Subbéticas, Sobrarbe y Costa Vasca) se ha conseguido un beneficio para el medio rural y la geología es otro motor de desarrollo en estos territorios.
  5. Falta de apoyo explicito y expreso por parte de instituciones municipales (ayuntamientos), provinciales (Diputación), comarcales (CODINSE, Segovia Sur, mancomunidades y asociaciones de desarrollo rural) y autonómicas (Junta de Castilla y León). En concreto, cuando se presentó la iniciativa a la Junta de Castilla y León, la respuesta fue que este tipo de actividades «…no estaban entre las prioridades actuales de la Junta».

Si a estos cinco motivos principales, se suman otras causas que pudieran parecer menores, pero que han surgido, el resultado puede calificarse de fracaso en su conjunto. Como la UNESCO requiere que la iniciativa surja de las entidades locales, donde la mayoría no tienen intención de sumarse, y el territorio propuesto como Geoparque tiene que tener una coherencia territorial, consideramos que no tiene sentido continuar.

Mientras que en Segovia se estaba dando forma a la propuesta, y las localidades dejaban pasar de largo esta oportunidad de desarrollo, otras muchas comarcas españolas han iniciado sus candidaturas de Geoparque a la UNESCO, como: Costa Vasca (que consiguió su título este año), Sierra Norte de Sevilla, Alto Tajo (Guadalajara y Cuenca), Cataluña Central, Las Villuercas (Cáceres), Almadén (Ciudad Real), Arribes del Duero (Salamanca, Zamora y Portugal), Montaña Leonesa-Cuatrovalles (León), Jumilla (Murcia), Cuenca Minera de Riotinto (Huelva), Valle del Río Fardes (Granada), etc. Todos ellos surgidos durante e incluso después de la iniciativa segoviana pero, que a diferencia de ésta, si cuentan con el respaldo de los ayuntamientos y diputaciones provinciales. En el futuro, cuando estos municipios vascos, catalanes, alcarreños y manchegos accedan a los fondos europeos para los proyectos de cooperación de la Red Rural Nacional (que en 2010 fueron del orden de 1,8 millones de euros a repartir entre los Geoparques españoles), en Segovia nos rasgaremos las vestiduras porque otros consiguen lo que nosotros ni intentamos pedir.

Por todo lo anteriormente expuesto, los promotores de un Geoparque en nuestra provincia ‘tiramos la toalla’ y renunciamos a seguir con la iniciativa. También asumimos nuestros errores al no haber sido capaces de conseguir el respaldo esperado. Creímos que nuestro trabajo voluntario y desinteresado animaría a los municipios implicados y serviría de nexo entre ellos para solicitar el título a la UNESCO. No ha sido así.

Si bien, consideramos que el camino andado no ha sido en balde, pues las actividades realizadas durante este tiempo (Ciclos de Patrimonio Geológico, Geolodías, paneles informativos de Otero de Herreros, Camino Natural del Eresma, Georrutas de La Risca, recuperación de La Zarzuela, rutas geológicas de las Jornadas de Excursionismo Escolar, ruta geológica de Armuña, Cursos de patrimonio geológico, excavación arqueológica Cerro de los Almadenes, visitas guiadas Turismo de Segovia, excursión familiar geológica de Navas de San Antonio, excursiones de la Semana de la Ciencia, Olimpiadas de Geología para la enseñanza secundaria, exposición recuperación de minas en La Higuera, etc.), dirigidas a la población, han sido un rotundo éxito de participación. Durante estos dos años hemos podido disfrutar de la rica geología segoviana y de sus gentes, y creemos firmemente que estas actividades dejarán poso en las personas que asistieron y en algunas de las localidades. Ojala que les permitan ver otros futuros para la Provincia y emprender otra forma de desarrollo socio-económico distinto a la cultura del ladrillo y del asado, que se han demostrado efímeras y nada sostenibles.

Los promotores del Geoparque segoviano.

celebración del I Ciclo sobre el Patrimonio Geológico y Minero de Otero de
Herreros en 2008, se estudió la viabilidad de crear un Geoparque que comprendía más de
medio centenar de localidades de todo el piedemonte septentrional de las sierras de
Guadarrama y Ayllón, desde Villacastín a Ayllón.
Un Geoparque es una figura que otorga la UNESCO a aquellas regiones con un
patrimonio geológico singular (formas del relieve, rocas, cuevas, cascadas, yacimientos
minerales…) y que sirva de motor de desarrollo sostenible de los territorios que pasan a
forman parte de la Red Mundial de Geoparques. Es el equivalente, para temas
geológicos, de las declaraciones de Patrimonio de la Humanidad para valores histórico-
artísticos (p.e. la Ciudad de Segovia) o de Reserva de la Biosfera para aspectos bióticos
(p.e. Doñana). La candidatura debe estar liderada por las propias entidades locales
(ayuntamientos, mancomunidades, asociaciones culturales, movimientos vecinales…) y no
por las administraciones autonómicas o estatales. El título de Geoparque no implica
ninguna restricción, ni limitación de usos y actividades tradicionales, ni condiciona el
planeamiento urbanístico de esas localidades. Al contrario, las localidades implicadas son
las que, directamente, gestionan los fondos y las actividades del Geoparque.
Los promotores iniciales de esta propuesta han sido la Asociación Cultural y
Deportiva Lacerta de Otero de Herreros y la Asociación de Aficionados a la Mineralogía
(ASAM), con el asesoramiento de varios técnicos del Instituto Geológico y Minero de
España (Ministerio de Ciencia e Innovación), que han trabajado en este proyecto de forma
totalmente altruista. La Subdelegación del Gobierno en Segovia se mostró muy interesada
en la iniciativa desde el principio y ofreció sus instalaciones para facilitar los primeros
trámites. Se mantuvieron media docena de reuniones informativas a las que asistieron,
por cuestiones operativas, cuatro alcaldes de municipios representativos del territorio
elegido (Ayllón, Arcones, Valseca y Otero de Herreros); donde se planteó la propuesta y
se mostraron los beneficios en otros países europeos y en los cinco Geoparques que
tiene España. También se contactó con la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de
Segovia, Caja Segovia y la Junta de Castilla y León, para hacerles partícipes de la
iniciativa y solicitar su colaboración. También se registró un dominio de Internet con una
página web (www.geologiadesegovia.info), para informar a la población y público
interesado (análisis para el periodo enero-agosto 2010: 19.000 sesiones, 57.865 páginas
vistas, 270 descargas del guión del Geolodía10, 460 descargas de las memorias del
proyecto del Geoparque, entre otras).
Se planteó una estrategia a corto plazo para informar a los ayuntamientos,
asociaciones y vecinos de los pueblos implicados. Por otra parte, éramos conscientes de
lo poco que se conoce la Geología por parte de la población y lo necesario que era que se
sintieran parte del proyecto. Para ello, se realizó una campaña de difusión mediante una
exposición informativa que ha circulado por la mayor parte de los pueblos a lo largo de
todo el año 2010, bajo el título de «¡Queremos un geoparque!». Su elaboración contó con
el patrocinio de Caja Segovia, la colaboración de diversos particulares, la Junta de Castilla
y León y el Museo de Segovia que cedieron material gráfico a la misma. Junto a la
exposición se impartían charlas-coloquio sobre el proyecto del Geoparque y su interés
para la población local. 

De esta forma, tras su inauguración en el Centro de Los Molinos (San Lorenzo,
Segovia) en enero de 2010, la exposición ha recorrido, en periodos de una quincena,
buena parte de las localidades del territorio del Geoparque: Ayllón, Riaza, Prádena,
Arcones, Otero de Herreros, Ortigosa del Monte, Valseca, Basardilla, Torrecaballeros,
Librería Entrelibros (Segovia), El Espinar, Valdeprados, Villacastín, Navas de San
Antonio, Vegas de Matute y Palazuelos de Eresma. La acogida e impacto de la exposición
en las distintas localidades ha sido muy desigual, desde la asistencia de numerosos
visitantes, hasta la ausencia total en otros, pasando por la indiferencia en la mayor parte
de ellos. Las causas de esta apatía de la población local y escasa acogida de la iniciativa
son varias, pero las más determinantes, a nuestro juicio, han sido:

1) La falta de público en muchas localidades se debe a la escasa difusión por parte los
ayuntamientos a sus vecinos. Los organizadores facilitaban carteles informativos (con
el horario de visita y lugar) y la posibilidad de impartir una conferencia sobre el
Geoparque. Muchos de los ayuntamientos se limitaron a colgar los carteles en el local
de la exposición, pero no informaban a los habitantes, asociaciones, ni a los colegios e
institutos de sus localidades, a quienes potencialmente podía interesar la exposición
como recurso educativo. En varias localidades ni siquiera se ha realizado la
conferencia (p.e. Torrecaballeros, Riaza, El Espinar, Valseca, Villacastín) por
considerar que no era interesante, no era una época propicia, o que no encajaba en
las actividades de los municipios.

2) Coincidencia en el tiempo y en parte del territorio afectado, con la declaración del
Parque Natural del Guadarrama por parte de la Junta de Castilla y León. Ha creado un
estado de confusión entre los habitantes de los municipios implicados, que pensaban
que un Geoparque era lo mismo o estaba relacionado con dicha declaración; a pesar
de nuestra insistencia y reiteración. Como muchas localidades y vecinos se oponían
frontalmente al PORN y límites del Parque Natural, su actitud fue hostil también hacia
esta propuesta, hasta el punto de haber recogido críticas del tipo: «…Si queréis hacer
un parque, hacedlo en vuestros chalets o con vuestras tierras.», «…Nos queréis dejar
sin nuestro medio de vida, no permitiéndonos seguir con el ganado», «…A mi me han
dicho que un Geoparque es mucho peor que un Parque Natural, que nos queréis
quitar hasta la pensión…».

3) Falta de interés de la población general por los temas de naturaleza y, en particular, en
los temas geológicos, por considerarlos aburridos y propios de gente especializada.
Probablemente esta circunstancia derive de la escasa presencia de las Ciencias de la
Naturaleza, y de la Geología en concreto, en lla enseñanza oficial en colegios e
institutos, donde ha quedado relegada a unas nociones básicas que no incitan a
profundizar en ellos.

4) Escaso espíritu emprendedor e innovador de la población rural segoviana, que tiende a
mantener las actividades tradicionales, aunque estén en decadencia e incluso aunque
les resulten ruinosas, negándose a abrirse a nuevas iniciativas de desarrollo. En este
sentido, en las conferencias se han mostrado las iniciativas llevadas a cabo en otros
Geoparques, pero que no ha surtido el efecto deseado en la población segoviana. En
estos casos reales (Maestrazgo, Cabo de Gata, Sierras Subbéticas, Sobrarbe y Costa
Vasca) se ha conseguido un beneficio para el medio rural y la geología es otro motor
de desarrollo en estos territorios.

5) Falta de apoyo explicito y expreso por parte de instituciones municipales
(ayuntamientos), provinciales (Diputación), comarcales (CODINSE, Segovia Sur,

mancomunidades y asociaciones de desarrollo rural) y autonómicas (Junta de Castilla
y León). En concreto, cuando se presentó la iniciativa a la Junta de Castilla y León, la
respuesta fue que este tipo de actividades «…no estaban entre las prioridades actuales
de la Junta».

Si a estos cinco motivos principales, se suman otras causas que pudieran parecer
menores, pero que han surgido, el resultado puede calificarse de fracaso en su conjunto.
Como la UNESCO requiere que la iniciativa surja de las entidades locales, donde la
mayoría no tienen intención de sumarse, y el territorio propuesto como Geoparque tiene
que tener una coherencia territorial, consideramos que no tiene sentido continuar.
Mientras que en Segovia se estaba dando forma a la propuesta, y las localidades
dejaban pasar de largo esta oportunidad de desarrollo, otras muchas comarcas españolas
han iniciado sus candidaturas de Geoparque a la UNESCO, como: Costa Vasca (que
consiguió su título este año), Sierra Norte de Sevilla, Alto Tajo (Guadalajara y Cuenca),
Cataluña Central, Las Villuercas (Cáceres), Almadén (Ciudad Real), Arribes del Duero
(Salamanca, Zamora y Portugal), Montaña Leonesa-Cuatrovalles (León),
Jumilla
(Murcia), Cuenca Minera de Riotinto (Huelva), Valle del Río Fardes (Granada), etc. Todos
ellos surgidos durante e incluso después de la iniciativa segoviana pero, que a diferencia
de ésta, si cuentan con el respaldo de los ayuntamientos y diputaciones provinciales. En
el futuro, cuando estos municipios vascos, catalanes, alcarreños y manchegos accedan a
los fondos europeos para los proyectos de cooperación de la Red Rural Nacional (que en
2010 fueron del orden de 1,8 millones de euros a repartir entre los Geoparques
españoles), en Segovia nos rasgaremos las vestiduras porque otros consiguen lo que
nosotros ni intentamos pedir.
Por todo lo anteriormente expuesto, los promotores de un Geoparque en nuestra
provincia ‘tiramos la toalla’ y renunciamos a seguir con la iniciativa. También asumimos
nuestros errores al no haber sido capaces de conseguir el respaldo esperado. Creímos
que nuestro trabajo voluntario y desinteresado animaría a los municipios implicados y
serviría de nexo entre ellos para solicitar el título a la UNESCO. No ha sido así.
Si bien, consideramos que el camino andado no ha sido en balde, pues las
actividades realizadas durante este tiempo (Ciclos de Patrimonio Geológico, Geolodías,
paneles informativos de Otero de Herreros, Camino Natural del Eresma, Georrutas de La
Risca, recuperación de La Zarzuela, rutas geológicas de las Jornadas de Excursionismo
Escolar, ruta geológica de Armuña, Cursos de patrimonio geológico, excavación
arqueológica Cerro de los Almadenes, visitas guiadas Turismo de Segovia, excursión
familiar geológica de Navas de San Antonio, excursiones de la Semana de la Ciencia,
Olimpiadas de Geología para la enseñanza secundaria, exposición recuperación de minas
en La Higuera, etc.), dirigidas a la población, han sido un rotundo éxito de participación.
Durante estos dos años hemos podido disfrutar de la rica geología segoviana y de sus
gentes, y creemos firmemente que estas actividades dejarán poso en las personas que
asistieron y en algunas de las localidades. Ojala que les permitan ver otros futuros para la
Provincia y emprender otra forma de desarrollo socio-económico distinto a la cultura del
ladrillo y del asado, que se han demostrado efímeras y nada sostenibles.

Los promotores del Geoparque segoviano