A mediados de la década de 1990 el grupo de investigación en geomorfología ambiental del Departamento de Geodinámica de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por el profesor Javier de Pedraza Gilsanz y capitaneado por el entonces doctorando José Francisco Martín Duque, comenzó una interesante línea de trabajo que aún hoy en día tiene plena vigencia e interés: la restauración geomorfológica de áreas degradadas, fundamentalmente antiguas explotaciones mineras a cielo abierto abandonadas con fuerte impacto paisajístico y ambiental.

El primer proyecto que se diseñó y ejecutó fue la antigua explotación de arenas silíceas y arcillas de La Revilla, en Orejana (Segovia), cuyo estudio y planteamiento fue galardonado con un premio europeo a la restauración minera de áridos, y que dio lugar a resultados en el ámbito científico (artículos en revistas internacionales) y técnico (artículos en revistas del sector minero, ambiental y del ámbito de la ingeniería).

Seguidamente se extrapoló el planteamiento y la filosofía de la restauración geomorfológica, con las oportunas adaptaciones a las particularidades, a otras explotaciones de arenas silíceas y arcillas de la provincia de Segovia: Las Barrancas (Espirdo), El Arenal (Orejana), La Higuera… Y luego se difundió a otras provincias (Guadalajara, Tarragona…) y otros países, con proyectos emblemáticos de ámbito europeo como LIFE RIBERMINE.

Restauración ecológica, con base geomorfológica, de la cantera de Somolinos (Guadalajara).

Una de las primeras en ejecutarse (años 1997-1998) fue la restauración de la antigua arenera de Los Castros, en término municipal de Valseca, con un proyecto del Ayuntamiento de Valseca financiado por el fondo de recuperación del hábitat minero de la Junta de Castilla y León.

Mapa topográfico del sector oriental del término municipal de Valseca, con el paraje de Los Castros, en el limite con el término de Bernuy de Porreros. Fuente: Iberpix (IGN).

El diseño de la actuación corrió a cargo del equipo del profesor Javier Pedraza, bajo la dirección del recién doctorado José Francisco Martín Duque (ya profesor asociado de la UCM) y Andrés Díez Herrero (entonces profesor de la Universidad SEK de Segovia). Para ello se firmó el contrato de asesoramiento científico-técnico «Criterios geomorfoedáficos para el diseño y control en la rehabilitación paisajística de la explotación minera Los Castros (Valseca, Segovia)» (Art. 11 y 45.1, L.R.U.) entre la Fundación Complutense y el Ayuntamiento de Valseca.

Se siguieron las mismas etapas y fases de las primeras restauraciones de explotaciones mineras abandonadas con criterios geomorfológicos:

  1. Caracterización del medio en el que se sitúa la antigua explotación: topografía, geología, geomorfología, edafología, climatología, meteorología, hidrología (superficial y subterránea), flora, fauna, evolución histórica, usos antrópicos… Realización de topografía de detalle y de fotografías aéreas oblicuas con avioneta.
  2. Estudio histórico de la explotación minera y sus planes de labores, con cartografía del posible patrimonio histórico-minero y otros elementos susceptibles de ser conservados y protegidos (como los restos dispersos del antiguo acueducto).
  3. Evaluación del impacto ambiental de la explotación y de las posibles medidas de minimización de impacto, corrección o compensación de los mismos. Análisis de los procesos geológicos activos (erosión, movimientos del terreno, sufusión, inundaciones…) y de los riesgos asociados.
  4. Diseño teórico de la actuación de renaturalización y rehabilitación del espacio afectado por la explotación, con uso de modelos digitales del terreno, sistemas de información geográfica y aplicaciones específicas (Natural Regrade) para el diseño del modelado con análogos geomorfológicos próximos, el diseño de la red de drenaje y la cuantificación del movimiento de tierras.
  5. Ejecución del movimiento de tierras, con control topográfico y seguimiento sobre el terreno del mismo con estaquillado y señalización de los acopios y préstamos, separando y reservando antiguos suelos.
  6. Modelado final, con distribución de los suelos, mejoras y enmiendas edáficas y descompactación.
  7. Sembrado y semillado con la selección de especies vegetales adecuadas según el entorno y las necesidades de retención de suelos y generación de nutrientes.
  8. Seguimiento y control de la evolución en el tiempo del área restaurada, con censos periódicos de las especies vegetales y animales del espacio restaurado, control de procesos geológicos activos (erosión, movimientos de ladera, etc.), por si hiciera falta hacer modificaciones o actuaciones puntuales.

Aquí se pueden ver varias secuencias de fotografías, tomadas desde parecidos puntos de vista, de la secuencia de labores realizadas, desde la situación inicial con la explotación minera abandonada, al movimiento de tierras con maquinaria, la remodelación morfológica, y el crecimiento de la vegetación tras el primer año después de la actuación.

De esta manera, podemos ver cómo, 25 años después de la actuación de la restauración geomorfológica de la antigua arenera de Los Castros, este espacio aparece perfectamente integrado en el paisaje, con vegetación y usos acordes a su entorno, y sin impactos ambientales ni elementos degradados significativos. Ahora incluso forma parte, como parada, de una de las geo-rutas de Valseca (Geo-ruta 3, Los recursos naturales en San Medel), de uso didáctico y divulgativo.

Para saber más sobre esas primeras restauraciones geomorfológicas en Segovia…

  • Martín Duque, J.F.; Pedraza, J.; Díez, A.; Sanz Santos, M.A. y Carrasco, R.M. (1997). Restauración de canteras de arenas silíceas en la Sierra de Guadarrama (Segovia). Ingeopres, 54, octubre 1997, 44-50.
Fotografìa aérea de Los Castros en 1986. Fuente: Fototeca histórica del IGN.
Ortoimagen de Los Castros 2017. Fuente: Fototeca histórica del IGN.