Bajo los primeros kilómetros de Acueducto

Ahora que ya sabemos por qué se construyó un Acueducto en Segovia y también de dónde venía el agua y por qué, nos queda por indagar qué hay bajo los primeros kilómetros de la conducción: las raíces del Acueducto serrano.

El trazado del Acueducto desde la captación en el arroyo de la Acebeda (alto río Frío), siguiendo la conducción decimonónica hasta Segovia, atraviesa diferentes tipos de sustratos geológicos que, de forma simplificada, se podrían agrupar en tres tramos:

Izquierda: mapa topográfico del sector suroriental de la ciudad de Segovia (Iberpix, IGN), con el trazado del Acueducto simplificado, del azud al Alcázar (línea roja). Derecha: mapa geológico del mismo ámbito (MAGNA; Arenas et al., 1991), con el trazado del Acueducto y los tres tramos diferenciados por su diferente geología y geomorfología (ver explicación en el texto). Fuente: Díez-Herrero (2017).
  • Tramo serrano, desde la captación de La Acebeda al ‘molino’ de Tilviejo: el sustrato está formado mayoritariamente por rocas metamórficas ortoderivadas, de edad Cambro-Ordovícica (unos 480 millones de años), sobre todo ortogneises, tanto de alto contenido cuarzo-feldespático (leucogneises), como de texturas porfidoblásticas (glandulares). Sobre el origen geológico y características de estas rocas se puede obtener más información en publicaciones divulgativas (Díez-Herrero y Martín Duque, 2005; Sacristán et al., 2016) o en recientes artículos de investigación (Villaseca et al., 2016).
Corte geológico simplificado e idealizado del sustrato del Acueducto (línea azul) en el tramo serrano, entre el azud de captación y Tilviejo, con indicación de los tres tipos de rocas fundamentales sobre los que discurre. Corte geológico tomado del corte I-I’ del mapa geológico 1:50.000 (MAGNA; Arenas et al., 1991). Fuente: Díez-Herrero (2017).
  • Tramo del piedemonte, entre el ‘molino’ de Tilviejo y el paraje del Campillo en Segovia: el sustrato está formado por los mismos ortogneises glandulares del tramo serrano, pero surcados por numerosos diques de rocas ígneas (microdioritas, microgabros, sienitas, leucogranitos aplíticos y pegmatíticos, granodioritas porfídicas…) y filones (cuarzo, fundamentalmente). También, en su tramo final, cerca del actual barrio de Nueva Segovia, cruza un depósito conglomerático polimíctico cenozoico, que fue caracterizado durante las obras de la rotonda del Portico Real. Sobre el origen geológico y características de estas rocas se puede obtener más información en publicaciones divulgativas, como Díez-Herrero y Martín Duque (2005) y Sacristán et al. (2016).
Corte geológico simplificado e idealizado del sustrato del Acueducto (línea azul) en el tramo del piedemonte, entre Tilviejo y El Campillo, con indicación de tres de los tipos de rocas sobre los que discurre. Corte geológico tomado del corte I-I’ del mapa geológico 1:50.000 (MAGNA; Arenas et al., 1991). Fuente: Díez-Herrero (2017).
  • Tramo urbano, desde El Campillo al Alcázar de Segovia, donde el sustrato en el que se apoya el Acueducto pasa de los ortogneises glandulares del piedemonte, a leucogranitos de dos micas (Carbonífero, con unos 300 millones de años de antigüedad), a arenas silíceas y arcillas, areniscas dolomíticas, dolomías, calizas y margas (Cretácico superior, con edades entre 90 y 75 millones de años). Sobre el origen geológico y características de estas rocas se puede obtener más información en publicaciones divulgativas, como Díez-Herrero (2010).
Corte geológico simplificado e idealizado del sustrato del Acueducto (línea azul) en el tramo urbano, entre El Salvador y el Alcázar, con indicación de tres de los tipos de rocas sobre los que discurre. Corte geológico tomado del libro “Las raíces del paisaje” (Díez-Herrero y Martín Duque, 2005). Fuente: Díez-Herrero (2017).

¿Qué implicaciones tienen esos cimientos en el Acueducto?

Esta diversidad de sustratos geológicos en el trazado del Acueducto tiene una serie de implicaciones en el diseño de la captación, la conducción y la cimentación del tramo elevado monumental; y hasta consecuencias en algunas de las estructuras e infraestructuras complementarias, como las llamadas ‘casetas desarenadoras’.

En primer lugar, la naturaleza fundamentalmente gnéisica del sustrato de la cuenca de drenaje del arroyo Acebeda aguas arriba de la captación y el tramo serrano, además con gneises glandulares con abundantes minerales ferromagnesianos (mica biotita, anfíboles, piroxenos…), hace que fruto de su alteración no sólo se produzcan arenas (procedentes de los cristales de cuarzo y feldespato), sino importantes cantidades de limos y arcillas. Bien lo conocen los técnicos de las actuales estaciones de tratamiento de agua potable (ETAPs) que se abastecen del embalse de Puente Alta (con cuenca en gneises), frente a las que se abastecen del Pontón Alto (con cuenca en granitoides y gneises). Las arenas son relativamente fáciles de retirar del agua, mediante simples y sencillos sistemas de desarenación (tanques, laberintos, etc.), pero esos limos y arcillas pueden ser transportados en suspensión en el agua, siempre que haya un cierto flujo, a lo largo de kilómetros de distancia.

Mapa geológico (MAGNA; Arenas et al., 1991) de la cuenca del arroyo Acebeda aguas arriba de la captación (zona sombreada en color pardo) y trazado del inicio del tramo serrano, fundamentalmente en litologías gnéisicas glandulares, algunas de ellas con abundantes minerales ferromagnesianos entre las glándulas (ver fotografía de ortogneis glandular meso-melanocrato). Fuente: Díez-Herrero (2017).

Por ello, a la llegada del Acueducto a Segovia hubo que instalar varios sistemas de eliminación de detríticos, llamadas popularmente ‘casetas desarenadoras’, pero que en realidad su verdadera función era más la decantación de limos y arcillas, que la de arenas.

Exterior de la llamada ‘caseta desarenadora de San Gabriel’ desde aguas arriba del canal. Fuente: Díez-Herrero (2017).

Buena prueba de ello es la profundidad del depósito o tanque de la segunda de ellas, la denominada como ‘San Gabriel’: según las leyes de deposición de sólidos en un fluido (como la conocida fórmula de Stokes), no hubiera hecho falta ni la mitad de profundidad ni la mitad de longitud lineal, si lo que se quisiera hacer es eliminar la arena; en realidad, debería llamarse ‘caseta des-limificadora’.

Interior de la llamada ‘caseta desarenadora de San Gabriel’, donde se puede apreciar la enorme profundidad del tanque o piscina de decantación, más propio de un sistema de eliminación de limos y arcillas procedentes de la alteración de los minerales ferromagnesianos de los gneises, que de las arenas cuarzo-feldespáticas. Fuente: Díez-Herrero (2017).

Agradecimientos

Este texto y figuras es un extracto del tercer apartado del capítulo de libro de Díez-Herrero (2017), que se puede descargar completo en la red social científica ResearchGate. El autor desea agradecer al Excmo. Ayuntamiento de Segovia, a la Concejalía de Patrimonio y Turismo, y a la empresa municipal Turismo de Segovia, la invitación a participar en las I Jornadas Acueducto de Segovia 2016; y a publicar un resumen de mi ponencia en el libro de actas del que está extractado este apartado. A Alberto Díez, Rodrigo Díez y Pablo Díez, por los recorridos de campo y visitas técnicas a diferentes tramos del Acueducto; y al Instituto Geológico y Minero de España (IGME, CSIC) por permitir en su momento la reproducción de sus mapas y cortes geológicos, consultables en: http://info.igme.es/cartografiadigital/geologica/Magna50Hoja.aspx?language=es&id=483.

En memoria de Julio Michel, titiritero y enamorado de Segovia y su geología; quien hizo posible la innovadora iniciativa del Geo-titirimundi.

Para saber más…

Arenas Martín, R., Fuster J.M., Martínez-Salanova, J., del Olmo Sanz, A., Villaseca, C. (1991). Mapa geológico de la Hoja nº 483 (Segovia). Mapa Geológico de España E. 1:50.000. Segunda Serie (MAGNA), Primera edición. Instituto Tecnológico Geominero de España (ITGE), Madrid.

Bellido Mulas, F., Casquet, C., Fuster, J.M., Martín Serrano, A., del Olmo Sanz, A., de Pablo Macía, J.G. (1990). Mapa geológico de la Hoja nº 508 (Cercedilla). Mapa Geológico de España E. 1:50.000. Segunda Serie (MAGNA), Primera edición. Instituto Tecnológico Geominero de España (ITGE), Madrid.

Díez Herrero, A. y Martín-Duque, J.F. (2005). Las raíces del paisaje. Condicionantes geológicos del territorio de Segovia. En: Abella Mardones, J.A.; Salinas, B. y Yoldi, L. (Coords.), Colección Hombre y Naturaleza, VII. Ed. Junta de Castilla y León, 464 págs.

Díez Herrero, A. (2010). ‘Segovia’ antes de Segovia: crónica geológica. En: Díez Herrero, A.; Álvarez González, I., Soler Valencia, J. et al. (2010), Curso de Historia de Segovia, pp. 9-39, Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo (Ayuntamiento de Segovia), Segovia, 155 pp.

Díez Herrero, A. y Vegas Salamanca, J. (2011). De roca a roca. Descubre el patrimonio geológico de la ciudad de Segovia. Concejalía de Turismo, Ayuntamiento de Segovia, Segovia, 95 pp.

Díez-Herrero, A. (2017). Las raíces del Acueducto: Segovia antes y bajo ‘el ciempiés’. En: Actas I Jornadas Acueducto de Segovia. Una ciudad por y para un monumento, pp. 27-52, Segovia, 3-9 octubre de 2016. Edita: Ayuntamiento de Segovia-Turismo de Segovia, Segovia, 203 pp.

ITGE (1991). Memoria del mapa hidrogeológico de la Hoja nº 38 (Segovia). Mapa Hidrogeológico de España E. 1:200.000. Primera edición. Instituto Tecnológico Geominero de España, Madrid, 135 pp.

Martínez Caballero, S. (2012). El Acueducto de Segovia. De Trajano al siglo XXI. Ed. Ayuntamiento de Segovia, Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo, Empresa Municipal de Turismo, Segovia, 179 pp.

Sacristán Arroyo, N., Díez-Herrero, A. y Carrera Anaya, A. (2016). Guía de Piedras de la Sierra de Guadarrama. Ediciones La Librería, Madrid, 128 pp.

Villaseca, C., Merino Martínez, E., Orejana, D., Andersen, T., Belousova, E. (2016). Zircon Hf signatures from granitic orthogneisses of the Spanish Central System: Significance and sources of the Cambro-Ordovician magmatism in the Iberian Variscan Belt. Gondwana Research, 34, 60-83.

Otra bibliografía complementaria para profundizar en aspectos concretos…

Bermúdez, A. y Marqués, I. (2012-2013). El acueducto de Segovia: planteamientos conceptuales y metodológicos para el estudio del trazado extraurbano. Oppidum, nº 8-9 179-201. IE Universidad. Segovia.

Bodoque, J.M.; Pedraza, J.; Martín-Duque, J.F.; Sanz, M.A.; Carrasco, R.M.; Díez, A. y Mattera, M. (2001). Evaluación de la degradación específica en la cuenca vertiente al embalse de Puente Alta (Segovia) mediante métodos de estimación directos e indirectos. Revista Cuaternario y Geomorfología, 15 (3-4), 21-36.

Domínguez Jimeno, C. y Pampillón González, C. (2000). La Madre del Agua. Desde el Acueducto a la nueva cultura del agua. Obra Social y Cultural de Caja Segovia, Segovia, 142 pp.

Mejías, M., Fernández, M., Vías, J., Castro, A., del Pozo, J. (2015). El agua: de las cumbres a los valles. En: Mejías, M. (Ed.), El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama: cumbres, paisaje y gente, Capítulo 4, pp. 149-227, Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y Organismo Autónomo de Parques Nacionales, Madrid, 536 pp.

Mosácula María, F.J. (2011). El Abastecimiento de Agua a Segovia a Través del Tiempo. Ed. Francisco Javier Mosácula María, Segovia, 224 pp.

Obra Social y Cultural de Caja Segovia. Tras la huella del Acueducto desde la sierra a Segovia. Obra Social y Cultural de Caja Segovia, Segovia, 32 pp.

Velasco Sayago, J.P. (2015). Recorridos con historia: El Acueducto. Revista Plaza Mayor de Segovia (2000-2015), 28, Revista conmemorativa 30 aniversario Declaración Ciudad Patrimonio de la Humanidad, Segovia, 20 pp.

Victory, A. y Guinea, E. (1931). El Pinar de La Acebeda. En: Hernández-Pacheco, E. (Dtor.), Guías de los Sitios Naturales de Interés Nacional, Número 1, Sierra de Guadarrama, pp. 57-77, Junta de Parques Nacionales y Patronato Nacional de Turismo, Ministerio de Fomento, Madrid, 107 pp.


por

Etiquetas: